Continuidad y cambio: Una aproximación sociológica a la (re)definición de los límites entre lo folklórico, lo musical y lo docto en la emergencia de la Nueva Canción Chilena

La emergencia y desarrollo del movimiento artístico-musical de la Nueva Canción Chilena ha sido descrito de modo ambivalente con respecto a las razones de su aparición y el carácter innovador que representó. Mientras algunas lecturas resaltan el carácter rupturista de las formas de significación que adquiere el folklore musical y la música popular dentro del movimiento, otras han mostrado que el movimiento, al mismo tiempo, dio lugar a espacios de continuidad para corrientes musicales que, antes de su aparición, poseían un carácter más bien marginal y periférico en el contexto de formas de mediación y significación propias de las tradiciones musicales folklórica, popular y docta durante la primera mitad del siglo XX en Chile. El presente trabajo intenta explicar esta ambivalencia en base a la tesis de que el movimiento puede ser entendido como un sistema de producción musical que se diferencia en el contexto de la música popular como resultado del proceso de diferenciación funcional del sistema del arte en el contexto chileno y latinoamericano (y también otros sistemas funcionales, como la ciencia, la política y la economía). Este proceso, en el caso chileno, se caracteriza por un movimiento doble: una democratización y apertura de las artes musicales de carácter docto hacia expresiones musicales de carácter folklórico y popular en la búsqueda de nuevas formas de expresividad artística y política por un lado; y, por el otro, por la aproximación por parte de ciertos cultores del folklore y la música popular hacia lógicas de producción musical propias de la música de concierto y, en particular, por el interés de presentar el folklore musical y la música popular como formas de arte. El trasfondo analítico de este proceso es la modernización del país, el cual en términos sociológicos es interpretado como un tipo de evolución sociocultural caracterizado por una transición entre un predominio de estructuras sociales estratificadas y fuertemente ancladas al plano nacional, en particular el arte, hacia uno de carácter funcional, universalista, de valores cosmopolitas y orientado hacia Latinoamérica y la sociedad mundial.