Del Conservatorio Nacional a la Unión Panamericana: Trayectoria de Isabel Aretz a través de Puneñas, su primera obra orquestal

Puneñas fue estrenada en su versión original para orquesta en octubre de 1937 en el Teatro Cervantes de Buenos Aires. Antecedida por composiciones para piano y ensambles de cámara alineadas con la tradición europea, ésta fue la primera respuesta de Isabel Aretz como compositora a la pregunta o problema de la identidad en la música. La edición de la reducción para piano es anterior al estreno (30-06-1937) y en ella se manifiestan los rumbos que estaba explorando Aretz al egresar del Conservatorio Nacional (piano y composición). La voluntad de tomar distancia de la tradición europea y expresarse con un lenguaje de “estas latitudes” es mencionada por el mismo Carlos Vega en el Prólogo, donde además subraya el carácter científico de los estudios de Aretz en materia de “música americana.” La dedicatoria de la autora “Al maestro Heitor Villa-Lobos” da cuenta de su contacto con el compositor en Buenos Aires y de sus posteriores estudios con él en Río de Janeiro. Una segunda instancia para Puneñas fue su estreno en Washington en un concierto de la Unión Panamericana (14-04-1941), como representante del mosaico musical “inter-americano.” Esta primera aproximación propone el estudio de la reducción para piano (y la reconstrucción parcial de la partitura para orquesta a partir de las particelle) con el propósito de identificar y describir los elementos y procedimientos que Aretz puso en práctica a partir de la formación recibida en el Conservatorio, el estudio y la práctica (académica) de la música tradicional argentina y latinoamericana de la mano de Carlos Vega, y las técnicas contemporáneas de tendencia modernista. Al mismo tiempo, se ubicará la obra dentro del marco contextual de acontecimientos que jalonaron la primera etapa compositiva en la carrera de Isabel Aretz.