Las narrativas literarias y musicales en la canción política de Sergio Ortega: Identidad y compromiso

Este tipo de canciones contiene en su relato literario las cualidades propias que la definen como música comprometida con la contingencia histórica, social y política en Chile entre las décadas de 1960-1973 y posteriormente en el exilio, hasta aproximadamente mediados de la década de 1980. Son crónicas de época y su creador es el cronista que, con su relato, no sólo une e identifica su canción con el individuo/colectivo, sino además genera conciencia crítica en las clases subalternas. En sus narrativas se construye la memoria histórica—la “historia no oficial”—del país en un momento de profundos cambios socio-políticos. Ha sido protagonista importante en el paso que reclamaba gran parte de la población por alcanzar formas de gobierno democráticamente más representativos y luego en denunciar las atrocidades de la dictadura desde el exilio. Este conjunto de canciones adquiere, entonces, un papel importante como herramienta de lucha ideológico- política para las clases postergadas, convirtiéndose en un documento memorial que tiene el poder de delinear la ética y estética tanto de su creador como de sus receptores. A la vez, ellas constituyen un valioso material de consulta para el investigador que aspira alcanzar una visión integradora de la sociedad de la época en que fueron creadas, por lo que pueden ser consideradas para el estudio de la reconstrucción de una objetiva/subjetiva historia político-social de esa época. Adentrarse en ellas precisa considerarlas en los aspectos que le son propios, por una parte, como objeto musical y por otra, como objeto histórico-social. Por esta razón su estudio requiere de una metodología creada especialmente con el aporte de conceptos y lineamientos provenientes tanto de la musicología como de otras disciplinas humanísticas para alcanzar un acercamiento a las realidades de su existencia.