Sudamerican Rockers en los ’80: Sonoridades pop, espacios e impacto mediático en Chile

La década de los 80 en Chile se enmarca dentro de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). En este ambiente de restricciones impuestas por el régimen militar, la música ofreció un espacio a la juventud para expresar sus inquietudes, demandas y sensibilidades. Si bien en esa época convivieron diversos estilos (desde la balada romántica televisiva hasta el rock pesado de gimnasios), el Nuevo Pop Chileno (NPCh) se instaló con fuerza en el contexto del fenómeno del rock latino. Esta mesa reúne tres estudios que muestran diferentes aproximaciones sobre la música juvenil chilena en esos años. La primera ponencia, mediante un análisis multitextual, aborda el modo en que la canción “La voz de los ‘80” del grupo Los Prisioneros representa la identidad juvenil construida por el NPCh. Este movimiento, originado en 1983, permitió a un segmento de la juventud santiaguina experimentar una forma particular de ser joven, en medio del clima represivo de la época. La segunda ponencia desarrolla los cambios en los espacios utilizados por los jóvenes para la expresión artística. A inicios de los ’80, en peñas folclóricas, parroquias y universidades afloró un discurso crítico—asociado al Canto Nuevo—hacia el régimen. En cambio, a mediados de la década, la juventud con inclinaciones contraculturales se trasladó a recintos como el Galpón Matucana, El Trolley y la Galería Bucci, sitios contrahegemónicos donde irrumpieron la new wave y el punk locales. La última ponencia expone cómo la prensa escrita cubrió la trayectoria de Los Prisioneros entre 1984 y 1990. Si bien esta banda pertenece al NPCh por su sonoridad y propuesta estética, también podría situarse en lo que García (2013) describe como canción comprometida ligada a las problemáticas sociales durante la dictadura. Sus temas reflejaron las contradicciones, limitaciones y paradojas del Chile de los ’80. Aquello condicionó la recepción de su trabajo: mientras para algunos Los Prisioneros fueron la voz de una generación coartada, para otros, una expresión del resentimiento social. Para ilustrar esta tensión en los medios de comunicación, se analizarán algunas noticias de los periódicos La Segunda (cercana al gobierno fáctico) y La Época (de tendencia opositora).